Os dejo un artículo que escribió la periodista y amante del deporte, Mireia Bayarri sobre el yoga aéreo en el periódico La Vanguardia. Gracias Mireia por la oportunidad y el buen rato compartido.

Además de salir en el periódico, pasamos un día estupendo disfrutando de la huerta y el aire puro en Alboraya y el tremendo almuerzo en Sequer lo Blanch.

Aquí os dejo el link al artículo en LaVanguardia y más abajo el artículo escrito.

 

https://www.lavanguardia.com/local/valencia/20170929/431630164918/colgada-de-alboraya-mireia-bayarri.html?utm_term=botones_sociales&utm_source=whatsapp&utm_medium=social

 

«A tres kilómetros del centro de Valencia, suspendida entre chufas, naranjos, tomates y alcachofas se puede practicar una de las últimas tendencias del mundo del fitnes; el yoga aéreo. Binomio de tradiciones e innovación ¿Te apetece?

La propuesta la encontramos en Sequer lo Blanch, ubicado en plena huerta de Alboraya y muy cerca del mar. Un entorno al que escaparse a respirar profundo y llenar los pulmones de paz y buenas sensaciones. Lo supe en cuanto llegué, iba a ser una experiencia inolvidable.

Una estructura metálica de aproximadamente 4 metros de altura sujetaba los columpios del centro de yoga Gobiende Alboraya. Debo confesar que tenía serias dudas respecto a su resistencia pero están fabricados con tela de paracaídas y son muy resistentes. Los mosquetones ajustables para variar la altura permiten jugar con las diferentes posturas del columpio.

 

Descalzas y en pleno contacto con el medio comenzamos la fiesta. La actividad se puede realizar en grupos de hasta seis personas, en esta ocasión éramos tres. Al principio nervios y algo de respeto a ciertos movimientos pero a medida que avanza la clase te mimetizas con el entorno y te vas soltando. No importa que nunca antes lo hayas hecho.»

A pesar de que hubo momentos en los que sentí un poco de inseguridad y tuve que emplearme a fondo para buscar mi centro de gravedad, me encontré como pez en el agua. Por un momento conecté con mi niñez, cuándo los días no tenían más carga emocional que la de disfrutar de cada segundo. Así me sentí cuando enredé mis piernas por primera vez en el columpio.

Una experiencia altamente recomendable para gente estresada. Te hace sentir ligera, liviana y elástica. Posturas que jamás pensé que podría hacer se convirtieron en realidad con el trabajo que eso implica a nivel muscular y vertebral.

Pero la parte más relajante llega sin duda, cuando el columpio se convierte en hamaca. Lo extiendes de manera que recoge todo tu cuerpo y te dejas llevar. El canto de los pájaros de fondo y una brisa que llegaba del mar, con su toque salado. Y tras estos cinco minutos tan puros llegó el momento de despertar, alcé la vista y de nuevo la huerta frente a nosotras.

BENEFICIOS DEL YOGA AÉREO

Mejorar la circulación, eliminar líquidos, combatir la celulitis, tonificar, reeducar la postura del cuerpo y sobre todo, combatir el estrés. Estos son algunos de los muchos positivos que tiene esta variante del yoga. Además, las posturas invertidas ayudan a oxigenar la mente y despejarla. Y si a todo esto le sumas la práctica en un entrono de huerta, el resultado es sobresaliente.

ALMUERZO DE LA HUERTA

Y después de una experiencia increíble tocaba reponer fuerzas. José Belloch, propietario de Sequer lo Blanch nos preparó un almuerzo tradicional e innovador. A base de Chufa, hortalizas y frutos del mar. Cerveza con triple de horchata, ajoaceite de chufa y las cocas variadas de la huerta. Un placer encontrar lugares así en los que el binomio tradición e innovación se unen para permitirte disfrutar de una jornada redonda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top