Fue cuando vivía en Brighton que empecé a practicar yoga y la curiosidad por conocer más sobre esta técnica empezó muy pronto. A los pocos meses de empezar a practicar encontré este libro en una «charity shop», me gustó mucho porque era un libro de los 80, no era «new age» si no que era de los principios del yoga en Europa y era de la escuela Sivananda que por lo poco que yo sabía tenía reconocimiento en el mundo del yoga.

Propone una secuencia de asanas de Hatha Yoga que recomienda practicar en un orden determinado y explica cada grupo de posturas como abordarlas y los beneficios que tienen.

Cuando explica postura por postura con su nombre en sánscrito y su significado, en un lateral de la explicación hace un dibujo de un chakra o el animal al que corresponde y abajo una cita. Las citas son sacadas de manuales de yoga antiguos y clásicos como el Hatha Pradipika o el Gheranda Samhita o el Bhagavad Gita.

Aparece el Surya Namsakar clásico o Saludo al sol con unos dibujos preciosos a lapices de colores alrededor de un sol pintado también en lápiz amarillo.

Tiene unas propuestas para principiantes e indica qué posturas hacer y cuáles no y según vas pasando de fase ya puedes entrar en otras posturas más exigentes. Especifica los tiempos en cada postura y el total de la clase también.

En el apartado de respiración habla de los pranayamas relacionándolos con la energía kundalini y los nadis y los chakras. Explica los principales pranayamas.

También tiene espacio para la alimentación y como ésta puede afectar en nuestra práctica y lo que es más importante, en nuestro estado mental.

La meditación la aborda haciendo referencia a los sutras de Patanjali. Acerca de Patanjali os hablaré  en otro postExplica diferentes modos de meditar ya sea utilizando mudras, los mantras, la meditación tratak con una vela.  En meditación es muy importante la postura y en este libro se toma un tiempo y unos párrafos para explicar las diversas posturas que puedes adoptar.

Dentro del apartado de variantes de las posturas principales aparecen las posturas más exigentes como sirsasana, hanumanasana y algunas más de las que no se dan en el apartado del principio. Explica el modo de abordar la postura y las diferentes variaciones que existen. «La postura empieza a ser perfecta cuando el objetivo por conseguirla se desvanece» 

Y finalmente tiene un capítulo que llama «el ciclo de la vida» donde recomienda diferentes posturas y sus adaptaciones en las diferentes etapas de la vida de una persona, para niños, durante el embarazo y ancianos. Y unas páginas de anatomía explicando el sistema esquelético, muscular  y muy brevemente los ciclos digestivo y respiratorio.

Considero que es un buen libro para tener como consulta o para empezar a practicar Yoga. Me gustan los libros que peuedes usar durante mucho tiempo y que siempre te revelan algo nuevo y este es uno de ellos. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top